Que fin de año me pille viajando

Se viene fin de año e inevitablemente me siento convocada a escribir estas líneas, rememorando lo que fue para mí el 2015, un año de muchos viajes, aventuras, aprendizajes, subidas y bajadas, pero sobre todo, un año lleno de la pasión que implica estar haciendo lo que me gusta y lo que elijo cada día: viajar.

DSC02012

Principio de 2015 alimentando canguros en Australia

El 2015 no comenzó de una manera soñada. Estaba en Australia, y como estar a veces lejos del propio país está muy relacionado a pasarla bien o estar de vacaciones todo el día, muchos pensaron y me dijeron: “seguro estuviste en alguna playa paradisíaca”, “habrás estado en una gran ciudad en medio de los fuegos artificiales”… pero no. El año comenzó de la peor manera: con un ojo en compota y una derivación de urgencia al hospital de Brisbane. (Ir a: Crónicas de mis días en el hospital)

10913119_10204020855573936_583306643_n

Una vez recuperada de ésta situación traumática, y ya con una cicatriz que recordaré toda la vida, con mi amiga Bren dimos inicio a un viaje que veniamos organizando hacía rato: la costa este de Australia, de Brisbane a Melbourne, en auto. (Ir a: Viaje por la Pacific Highway)  Lastima que en el camino tuvimos un pequeño-gran obstaculo que nos impidió seguir: el auto murió. Literalmente. (Ir a: El auto que nos abandonó en la mitad del camino)

10958548_535584589917240_900879708_n

El último adiós a Pinki

Estos primeros meses del 2015 parecía estar en conflicto permanente con Australia, ese país que tan bien me había recibido en su momento. Era una acumulación de mala racha, idas y venidas a hospitales, dentistas, mecánicos… No quería saber más nada de estar ahí. Decidí que volvería en marzo a Argentina y me dedicaría unos meses a recorrer Sudamérica. No sin antes vivir una experiencia de Au pair en Emerald con una familia de orígen Hindú y de pasar unos días en casa de mi familia en Melbourne. (Ir a: Mis desbalances de fin de año en Australia)

DSC02091

Mi familia australiana

11018318_10204352483704432_8599179147388227939_n

Las nenitas de India que cuidé

10943126_533856343423398_1696828379_n

Con Peta, la mejor compañera de ruta que alguien puede tener =)

Fue a fines de marzo que, luego de una despedida al mejor estilo argento con mi familia australiana, embarqué para Argentina, en donde me cayó la ficha del viaje. Dicen por ahí que un viaje no se termina de vivir al 100% (no sé cual es el parametro que utilizan para medirlo), hasta que no se vuelve a la tierra de orígen. No sé con certeza que tan cierto será esto, pero puedo decir que de mi experiencia, volver me ayudó a que varias ideas inconclusas en mi cabeza comenzasen a tomar forma,  me sentí perdida, y empecé a darle distintos significados a la palabra “volver”: en esa primera instancia sería algo así como una desgracia, pero con el tiempo descubriría que volver tendría sinónimos mucho mas positivos que ese. (Ir a : Volviendo a casa)

DSC02493

Los carteles de bienvenida que me hacen siempre mis primos =)

page

En mi vuelta a Argentina me había llevado varias cosas de Australia para deleitar a mis familiares y amigos, estas fueron las reacciones al probar la Vegemite

11301398_1018436444847496_371796110_n

Viajecito por la zona con la familia

A mediados de abril emprendí viaje a Mendoza y de ahí, improvisadamente, encaré para Chile. Viví un mes en Santiago de Chile trabajando en un hostel y aproveché para conocer un poco más a fondo la cultura chilena. (Ir a: los cuatro capítulos de mi viaje por Chile)

DSC03460

Con Brit

DSC03123

Mis compañeros de trabajo en Chile

DSC02891

Uno de mis host en Chile, el motoquero

Junio lo dediqué a recorrer Uruguay. Después de planear, cancelar y re-planear este viaje, al fin me decidí. Y, sin terminar de comprender si acaso era el país el que me convocaba o yo quien me sentía convocada por él, me lo auto-decreté y fuí a Uruguay. Un país escondido, que a pesar de que no se vea en el mapa (según Daniel Amaro), yo lo sentí enorme: por su gente cálida que me hizo sentir como en casa todo el tiempo…  (Ir a: Uruguay)

DSC03966

Las profes materas de Colonia del Sacramento

DSC04297

Rejunte de uruguayos

DSC04378

El personaje que me dejó más de una lección de vida

DSC04658

En casa de X con mis compañeros después de una larga mochileada por las dunas

DSC04156

Mis amigos en Montevideo: Emilio y su mate

Julio y Agosto estuve en San Pablo, Brasil, de intercambio con AIESEC, viviendo otra de las tantas experiencias que dejarían en mi una huella imborrable. Este periodo la pasé entre practicas en la universidad dando clases de español, participando en una ONG trabajando con niños y el trabajo de fin de semana en un hostel. (Ir a: San Pablo)

DSC04876

Las profes con sus alumnos 😉

DSC04865

Con los enanos en la ONG

IMG_20150709_212913464

Gracias a mi amigo Jean conocí gran parte de San Pablo y Rio de Janeiro

IMG_20150704_154956320

Con Alex, mi compañero de trabajo y aventuras por la ciudad

Despues de esta experiencia de voluntariado en Brasil, comencé a recorrer el país de otra manera, a un ritmo más agitado: de Río de Janeiro al Amazonas, pasando por un montón de lugares. (Ir a: Brasil)

DSC06379

Brindis junto a mis compañeros en el Amazonas

DSC05739

Ana, una amiga de horas y horas de charlas

DSC05937

En Fortaleza con mi amigo Carlos

 Y como frutillita del postre de lo que fue mi recorrido por Sudamérica, aquí están ellas: las Guayanas. Te invito a que las conozcas:  (Ir a: Guayana Francesa) (Ir a: Surinam)

DSC06592

Compañeros de kayak en Guayana

DSC06783

Si me habrá hecho sonreír este chiquitin

DSC06908

No habrán sido sus mejores días, pero valió la pena conocer a personas como J. en Surinam

DSC07079

El amigo que me hice en el bondi y que resultó ser más argentino que el mate y el asado

DSC07043

Sin ella, sin su predisposición, mi viaje por Guyana no hubiese sido lo mismo

De las Guayanas a Argentina, de Argentina a Paraguay, de Paraguay a Perú y de Perú a Nueva Zelanda. Así fueron mis últimas escalas este año. (próximamente un post sobre eso)

DSC07640

El couchsurfer de Perú que con toda su buena energía me contó de Perú tanto como un libro

12373198_10153931687426336_6610335626765141434_n

Actual: junto a mis compañeros de trabajo en la cocina, en Nueva Zelanda.

12342852_931488486939506_1362715131641650713_n

Mis amigos de Avellaneda que vinieron a Mt Cook de visita 🙂

Hoy decidí publicar fotos de mis lugares preferidos. Y mis lugares preferidos no son ni la playa, ni la montaña, ni el desierto: Son la forma de vida de la gente, sus costumbres y tradiciones.
Porque para mí, una de las cosas más importantes en los viajes son las personas con las que me encuentro en el camino, ya que son en gran parte ellas las que hacen a los lugares.
Es por eso que para éste post elegí fotos de algunas de las personas con las que compartí parte del 2015 y de las que me llevo varios aprendizajes, entre ellos, la de no bajar los brazos y mantener viva la chispa de seguir adelante, haciendo lo que me gusta. No pude subir fotos de todos, pero estoy feliz de llevar conmigo sus recuerdos.

Me encantó haber leído mi viaje en sus rostros. Gracias a todos por éste 2015 y … ¡Feliz 2016!

1933960_10207180233857256_2684098687995384612_n

Te deseo paz, amor y muchas risas en éste año que comienza…

DSC08441

que éste abrazo…  llegue a Japón!

Una respuesta a “Que fin de año me pille viajando

Los comentarios están cerrados.